domingo, 7 de septiembre de 2008

Gracias.

Grupo ACE FPP sept. a nov. 2008.
De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Josefina, Christine, Lorena, Raquel, Naiqué, Silvina, Natalia y Liliana.


Hace dos meses y medio tuve mi primer clase de Abordaje Corporal Emotivo. Recuerdo muy bien que aquella noche, mientras cenaba con Hernán, le comentaba lo "rara" que me había sentido en medio de ese grupo de panzonas, que se dejaba llevar por la música, mientras yo me sentía totalmente como sapo de otro pozo.

Las clases fueron pasando, fui conociendo al resto de las chicas, las barreras fueron cayendo, poco a poco con algunas, más rapido con otras, pero cayendo al fin, con todas.

Hoy, dos meses y medio después, empezamos una nueva etapa: Natalia y Silvina ya están próximas a parir. El grupo comenzará, de a poco, a disolverse. A medida que damos a luz a nuestros niños, iremos siendo cada vez menos. De a poquito, cada una volverá a su rutina, seguramente no la que nos era habitual, porque habrá una nueva personita en nuestras vidas, pero volveremos a nuestra cotidianeidad.

Y voy extrañar los lunes. Muchísimo.

Las primeras clases fueron extrañas. No estoy acostumbrada, en mi vida diaria, a "dejarme llevar"... y de eso se trata la propuesta de Raquel: una consigna, cada una la interpreta, y la hace "como la siente"...

A veces era cerrar los ojos y dejarnos llevar por la musica... otras era explorar nuestros cuerpos embarazados, reconocer nuestros cambios y los cambios en las demás... A veces saltabamos por el salón, otras nos quedabamos estáticas, y otras tantas nos relajabamos en el suelo... Utilizamos todos nuestros sentidos... Nos comunicamos entre nosotras a través de la palabra, pero más aún a través de las miradas y de los gestos... Conducíamos, y nos dejabamos conducir... Hubo momentos para la risa, para el juego, para el relax, y también para el llanto... Hubo tiempo para sentirnos niñas otra vez, y tiempo para sentirnos diosas pariendo... Hubo tiempo para pensar en nuestro yo interno, y tiempo para pensar en la personita que llevamos dentro.

Nos fuimos fusionando como grupo, nos fuimos entendiendo y comprendiendo. Cuando se unieron Naiqué y Silvina, las dos ultimas en entrar, captaron la onda enseguida, nada se vio alterado, fue como si hubieran sido parte desde el primer momento.

Poco a poco aprendí a dejarme fluir... fluir mi cuerpo y fluir tambien mi mente... aprendí a transportarme en tiempo y espacio... aprendí a escuchar y sentir mi cuerpo, y me sorprendí encontrando dentro de mí esa mujer primal, puro instinto, que todas tenemos dentro, pero que nuestra culturización nos hace relegar a algún lugar olvidado.

Cada una de nosotras llegó con su historia a cuestas, con sus miedos, con sus dudas, con sus limitaciones personales. Todas llegamos buscando algo. Y creo que hablo por todas al decir que lo hemos encontrado.

Y la que nos fue abriendo el camino, mostrando cada recoveco, echando luz en las sombras, fue Raquel.

Raquel y su mirada atenta, puesta en todas y cada una de nosotras.

Ese tecito entre amigas, con budín, biscochos y galletitas. Y la devolución final que te dejaba pensando... esa devolución final que a mí hasta me ha dejado alguna vez dando vueltas en la cama, sin conciliar el sueño.
Porque eso que nosotras callamos, nuestro cuerpo lo grita, y Raquel lo ve, lo recoje y nos lo muestra. Luego cada una de nosotras decidía cuanto reflexionar sobre esa devolución... pero el hecho es que ya estaba ahí, no podíamos hacernos las tontas. Podíamos, sí, elegir ignorarla, pero en todo caso esa sería una elección consciente... Y creo que, al menos las que hemos llegado hasta esta instancia, lo hemos logrado porque logramos transformar esa sombra en algo que nos fuera util.
Tengo la certeza de que todas tendremos unos partos maravillosos. Diferentes entre sí, como somos de diferentes unas de otras, pero que traeremos a nuestros hijos al mundo de la mejor manera posible, poniendo no solo el cuerpo, sino también el corazón y el alma.

Chicas, sólo me queda agradecerles.

Chris, por poner palabras a cosas que yo también sentía, expresándolas mejor que yo, aunque el español no sea tu primera lengua.

Nati, porque a través de tu experiencia, pude vivenciar que otra forma de parir y otra forma de nacer es posible.

Lili, porque tus lágrimas fueron el preludio para que yo pudiera dejar aflorar las mías.

Lore, porque con solo mirarte me invitabas a la risa, a ser niñas otra vez y a divertirnos dejandonos fluir en la música.

Naiqué, porque es admirable que a pesar de ser la más joven del grupo, y ser este tu primer embarazo, lo estás encarando con una seguridad en vos misma y una fortaleza que ya quisiera haber tenido yo cuando esperaba a Joaquín.

Sil, porque a pesar de ser la última en incorporarse al grupo, te sentí desde el primer día como siempre hubieras estado allí. Estoy segura que vas a lograr ese PVDC que tanto deseas.

Y finalmente a vos, Raquel, NUESTRA Raquel. Que puedo decir? Si ya te sentía mi partera desde que leí el parto de Laura Gutman!!! Si no tuve ninguna duda de que era con vos con quien quería preparar este nacimiento desde la primera vez que te escuché hablar en Liberparto!! Si ya en el primer encuentro, hace mucho más de un año, supe que entre nosotras había una conexión!!
Siento que sos parte fundamental de este camino recorrido, parte fundamental de que pueda darle a Emma el nacimiento que no pude darle a Joaquín...
Porque vos no sos solo nuestra partera, sino mucho más que eso. Sos en cierta forma como una madre. Sos la mujer sabia, la que nos conduce a esa madre entrañable de la que habla Casilda, la que nos reencuentra con nuestro poder femenino y nos devuelve la seguridad de que podemos parir, solo tenemos que creer en nuestros cuerpos y en nosotras mismas.
Porque sos una partera de alma y de raza, que es lo que este mundo está necesitando. No parteras que te pongan la vía y te indiquen como respirar y cuando pujar, sino mujeres que ayuden, acompañen y guíen a otras mujeres a confiar en sí mismas, en lo femenino. Mujeres sabias que nos devuelvan el poder perdido.
A todas, GRACIAS. Porque estoy segura que Emma tendrá una hermosa llegada al mundo, y cada una de ustedes forma parte de este camino hacia ese nacimiento.

Que voy a hacer sin los lunes!!!



3 comentarios:

Christine dijo...

Mucho no puedo sumar ya que todo lo has dicho, sólo eso:
Jose : gracias por tu gran y fecunda energía, tu curiosidad, vivacidad y sensibilidad.
Tu texto me deja con lagrimitas de alegría y ternura.
Un beso enorme!!

Natalia dijo...

Gracias Jóse por tus palabras! Las comparto. Me hiciste emocionar porque no es fácil encontrar mujeres que defiendan este maravilloso poder perdido con tanta convicción. Estoy orgullosa de nosotras y eternamente agradecida a Raquel por ser el pilar de la llegada al mundo de mis hijas. Pero sobre todas las cosas me siento muy feliz de compartir con ustedes, así de forma tan íntima, la gestación de estes hermosos seres que vienen en camino.
Un abrazo!

Liliana dijo...

Jose! gracias por tus palabras... al principio de este trabajo corporal no sabia a donde nos llevaria todo esto. hoy estoy feliz de haberlo hecho, de haberlas conocido porque todas ustedes me permitieron aprender y conectarme con esta nueva realidad que me toca vivir. de todas ustedes me llevo algo en el alma!!! gracias a todas!!!! y las voy a extrañar muchisimo....

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails