jueves, 11 de febrero de 2010

El berrinche

Ayer, mi amiga y compañera de A.C.E. Lili De Maio, publicó esta nota en FB, que comparto con ustedes. Yo no había visto la nota de Telenoche, pero realmente me parece que es un tema para reflexionar...




El día martes 9 de febrero el noticiero de Telenoche mostró al aire una de sus "notas de color/relleno no tengo más noticias para dar"con las que nos tienen acostumbrados por las noches.

Pero esta vez captaron mi atención ya que mostraban un video bajado de youtube (al cual promocionaban como el más visto del sitio, o algo así) en donde podía verse un bebé haciendo un "berrinche". Incluso la nota se titulaba así.

No solo mostraron el videito varias veces sino que la Señora Maria Laura Santillan (mujer y madre) con una risa burlona-sarcástica "explicaba" lo que le ocurría a este niño: "que no es más que lo que ocurre a muchos niños de su edad, el clásico berrinche Señora Rosa... a quien no le hizo alguna vez esta escenita un hijo, no?"

Mientras tanto yo veía un niño de no más de dos años (sino menos) tirado en el suelo, completamente desarticulado, desestructurado psiquicamente. Un niño que aún no habla como un adulto y por ende no puede expresar que le ocurre como tal.

La "notita" me dio mucha bronca. Sentí que se trataba con total liviandad un tema que no es menor y tiene que ver con el trato que a cotidiano le brindamos a nuestros niños.

Hoy, miercoles 10 de febrero, mientras voy paseando con Martin y Santi, escucho a dos señoras comentando el "video del berrinche".

Inmediatamente pienso qué llegada tienen a nosotros los medios masivos de comunicación y como de manera sesgada nos muestran una realidad con una fuerte carga ideológica.

Como es mi costumbre ultimamente, me volqué a escribirlo, como un modo de expresar lo que siento porque cada vez estoy más cansada de estas cuestiones que verdaderamente me angustian.

Con esta nota las invito a que reflexionemos respecto de nuestra mirada hacia los niños. ¿Somos capaces de ponernos en el lugar de un bebé/niño? ¿Con qué frecuencia lo hacemos?Mientras escribo es como si estuviera viendo al niño tirado en el suelo con un entorno que: lo filma, le pasa por al lado ignorando lo que le sucede, casi buscando que se tire al piso como si fuera una gracia. Claro, ¡Qué tonta! Cierto que es gracioso, si la cara de la Sra. Santillan me indica que tengo que reirme!

Me pregunto, ¿Que le pasa al niño? No lo sabemos. Lo que interesa, en todo caso, es "mostrar" que los niños son manipuladores, caprichosos, que quieren hacer con nosotros lo que se les antoja.

O no será al revés, Sra Santillán? ¿No será que los adultos somos todo eso? Los adultos "fayuteamos": si no nos cae bien alguien le ponemos cara de todo bien y hasta le decimos algo lindo. Todos sabemos que un niño jamás haría algo de eso. Sin embargo, ¡que pronto lo olvidamos!

Parafraseando a mi querido Francesco Tonucci, empecemos a mirar "con ojos de niño" a nuestra infancia. Les adjunto el famoso videito para quien no lo haya visto. Despues me cuentan que les parece.



Liliana De Maio

(nota: Liliana es tecnica universitaria en puericultura y crianza egresada de la UNSAM y está a punto de recibirse de psicopedagoga)

1 comentario:

Carmen Ro dijo...

Los berrinches no siempre son producto de frustraciones motivadas por las carencias lógicas de no lograr expresarse o por falta de comprensión y atención. A veces, son auténticas y espectaculares formas de conseguir cosas. Tengo cuatro hijos y no me tengo por una mala madre.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails