martes, 20 de julio de 2010

Vacaciones de invierno


Para mí las vacaciones son un placer. Ya sean las de verano o las de invierno, cada una tiene su encanto en particular.
Tengo la suerte de tener yo también 2 semanas de vacaciones en invierno, así que esta época del año aprovechamos para dormir acurrucados en la cama grande hasta tarde (tardísimo, hoy Emma y yo nos levantamos a las 11 de la mañana!!) y acostarnos tarde también.
Desayunamos y almorzamos tranquilos, sin horarios ni presiones.
Y a la tarde, armar algún programa para los chicos.
El domingo fuimos a ver Toy Story 3 en 3D. Nos encantó. Fue un programa de ultima hora, propuesto por mi cuñada, y la verdad que lo pasamos genial.
El lunes, el programa era teatro en Capital. Joaqui iba con un amiguito, acompañado de mi suegra, a ver Ben 10. Mi cuñada y yo llevábamos a su hijo Juan, a mi otra sobrina, Clarita, y a Emma, a ver “Cantando con Adriana”. Y aquí empiezo a descorazonarme…
Nada más llegar al teatro, nos reciben las promotoras de SANCOR BEBE 3 con flamante campaña de calcomanías que indirectamente, mediante los números 1 (en rosa), 2 (en celeste) y 3 (en amarillo) promocionan también las fórmulas de inicio. Todos los niños con las benditas calcos en la mano, y lo que es peor, madres desesperadas tratando de conseguir las calcos para sus hijos! Una vez adentro, mientras esperábamos el comienzo de la función, una pantalla en el medio del escenario pasando una y otra vez la bendita propaganda, y mamás, papás y niños en la sala cantando la dichosa cancioncita “qué tiene Sancor bebé 3”… Emma y yo a los gritos cantando “Qué tiene la sopa del bebé…”, y nos miraban como a dos locas. No se puede dudar del éxito comercial de la campaña, pero una lástima que una ex maestra jardinera como Adriana, con tanto éxito entre los más chiquititos (su publico va del año a los 3 o 4 años) se preste a recibir dinero de esta empresa para que promocione sus productos en una obra de teatro. Me dio mucha bronca. Porque en lugar de formula infantil no promocionan una alimentación sana y variada de los más chiquitos, que tanta falta hace? O mejor aún, porque no aprovechar esa afluencia de público para promocionar LA LACTANCIA MATERNA, que es la más importante en los primeros años de vida del niño?
La respuesta es clara: porque ni la lactancia materna ni una alimentación sana mueven los millones que mueve el mercado de fórmulas infantiles.
Y seguimos hoy: luego de varios intentos frustrados de invitar amiguitos a casa (uno no contestaba, el otro no estaba, el otro ya tenía programa), sobre las 17 hs. arranqué con Joaqui y Emma a ver una obrita en un pequeño teatro cerca de casa, organizada por el Municipio. Yo no tenía idea de qué íbamos a ver. La obra se llamaba “Yo soy igual”. La intención de la obra es buena, pero me dejó un gusto amargo. Es una narración, con canciones de la autora, donde se narra la historia de distintas niñas cuyas mamás tienen profesiones de lo más variadas: albañil, electricista, taxista, arbitro de futbol, chofer de subte. La obra tiene buenas intenciones, pero a mí me dejó un gustito amargo. No sé, me quedó la sensación de que cayó en el lugar común de la igualdad a toda costa, en lugar de la igualdad en las diferencias. Y no es ese el mensaje que yo quiero que tengan mis hijos. Porque hay cosas en las que la naturaleza nos hizo distintas, y debemos sentirnos orgullosas de esas diferencias con el genero masculino.
En fin, que estas vacaciones recién comienzan. Veremos que nos deparan los próximos ociosos días…

1 comentario:

Florencia dijo...

Itinerario completito! Después de las vacaciones de invierno creo que vendría bien un relax. Hay miles de cosas divertidas para hacer con los chicos, pero pobres madres después terminan agotadas. Así que campaña por unos masajitos a la noche para recargar pilas!
Saludos!

diariodeunamamaprimeriza.blogspot.com

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails