lunes, 15 de octubre de 2012

El límite de la desconexión

Después de más de un mes sin pasar por acá, lamentablemente vuelvo con una entrada por algo feo.
En Chubut una maestra de un jardín de infantes difundió una foto de un bebé de 9 meses, que había sido amordazado con una cinta tipo scotch en una silla, por alguna de sus compañeras. A esta maestra "solo se le ocurrió sacar la foto". Para mí resulta increíble que no haya radicado la denuncia inmediatamente, que no haya llamado a la policía... y aún más incomprensible me resulta al leer que esta maestra narró que estos hechos se daban casi cotidianamente...
Como es posible que alguien pueda hacer algo así?? Como puede ser que la dueña del jardín no supiera nada? Como puede una docente, que se supone que le gustan los niños, atar a un bebe de 9 meses y taparle la boca con cinta?? Estoy atónita, estupefacta... A estas maestras deberían inhabilitarles el contacto con niños para toda la vida. Una mujer que hace algo así no puede estar con criaturas, ni propias ni ajenas.
A qué grado de desconexión con las necesidades primarias de una criatura se puede haber llegado para llegar a este límite? O mejor dicho, para haber traspasado TODOS LOS LÍMITES.
Lo peor es que esto tomó estado publico, pero cuantos casos similares habrá que no nos enteramos!!
Sin ir mas lejos, al publicar esta foto en público, una amiga me contó que a su hija, en el jardín, le metieron la cabeza dentro de un balde con agua para que deje de llorar!! Y que la denuncia que radicó se la archivaron por falta de pruebas!!
Espero que, además de que este jardín quede cerrado para toda la vida, estas "docentes" sean castigadas con todo el peso de la ley.

2 comentarios:

GLORIA dijo...

No puedo dejar de llorar... qué crueldad,......
Tengo la suerte de que mis padres han cuidado de mis hijos mientras trabajo, cosa que no me queda otro remedio que hacer fuera de casa, pero muchas veces he pensado, qué hubiese pasado de tener que llevar a mis hijos a una guardería, porque casi todas las que podría pagar con ninguna estoy de acuerdo con sus métodos. No puedo imaginarme siendo la madre de ése bebé atado y amordazado o cualquier otra madre que lleve a su bebé ahí. Te imaginas lo que habrán pensado los mayorcitos viviendo primero esos abusos y luego viendo como normal que se lo hagan a los demás?
Por suerte en esta pequeña isla hay varios grupos de juegos y madres de día, compartiendo la filosofía Waldorf y eso me da esperanza.
Besos

seorimícuaro dijo...

Lo peor de todo es que es generalizado en los jardines infantiles y hasta en la casa con las niñeras que contratamos para cuidar a nuestros hijos, en Colombia se han visto muchos casos al respecto que nos dejan preocupados. Inclusive recientemente sucedió una muerte de un niño presuntamente por golpes recibido por su niñera

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails