jueves, 4 de noviembre de 2010

No es lo mismo

Por mas que cueste admitirlo, por más duro que sea de reconocer, NO ES LO MISMO.
No es lo mismo parir en tu casa, con tus olores, tu música, tu comida, tu cama, tus seres amados, que parir en un frío quirófano rodeada de extraños.
No es lo mismo que tu cuerpo vaya generando solo la oxitocina necesaria para que tu bebé nazca, a que te pongan una vía que inyecta oxitocina sintética en tu torrente sanguíneo, acelerando el proceso de parto, la dilatación y la frecuencia cardíaca de tu bebé.
No es lo mismo que tu cuerpo se vaya abriendo suavemente para dar paso a la vida, a que te hagan un corte en la vagina para apurar el proceso expulsivo.
No es lo mismo que la cabecita de tu bebé salga suavemente, y sea recibida por amorosas manos, a que la empujen hacia afuera con las manos o con un par de pinzas, le limpien las secreciones con una toalla y empiecen a tironear del cuerpito.
No es lo mismo que tu bebé sea puesto inmediatamente sobre tu cuerpo, y no te separen de él, a que se lo lleven para pesarlo, medirlo, aspirarlo, lavarlo y vacunarlo.
No es lo mismo parir que PARIR.
Y de eso puedo dar fé, yo, que he vivido ambos tipos de parto.
Un parto en el que las contracciones fueron espantosas, que me rompieron la bolsa, que me pedían que no puje porque el médico no había llegado, que durmieron mis sensaciones con la peridural, que me rasgaron el perineo con una episiotomía, que me pusieron el bebé en brazos unos segundos para luego llevarlo y traerlo dormido.
Y otro parto en el que hice todo el proceso de dilatación tranquila, en una pileta de partos, con velas y la música que yo había escogido, en el que las contracciones iban y venían suavemente, en el que pujé cuando sentí la necesidad de hacerlo, en el que pusieron a mi hija en mis brazos apenas salió de mi útero y no nos separaron ni un solo segundo.
Vean este video (ojo si son sensibles porque es muy fuerte) y después de verlo, y conociendo que la tasa de cesáreas en sanatorios privados llega al 70%, en hospitales al 30% y los médicos y parteras que hacen partos respetados no llegan al 9% (el máximo recomendado por OMS es 15%), a ver quién se atreve a decirme que parir en casa es más riesgoso.



3 comentarios:

Somos cuatro dijo...

totalmente de acuerdo, NO ES LO MISMO ni a palos!! no hay nada como parir, tambien conozco la diferencia solo quie en mi caso fue una cesarea y un parto en casa. No hay ni la minima comparacion, una traumatica, la otra maravillosa, la unica coincidencia?? el amor por mis hijas recien nacidas. siempre digo que gracias a Azul pude darle a Juana el nacimiento que ambas merecian...

chose dijo...

Me encanta este texto. El vídeo no he podido verlo entero, las partes del parto hospitalario me hacen sentir muy mal (mis dos partos fueron así).
!!Qué alegría que algunas madres puedan parir de forma respetuosa y que algunos bebés nazcan como todos los niños deberían nacer!! Rodeados de amor y tiempo, sin prisas.

Cecilia dijo...

Yo elegí un parto domiciliario luego de experimentar la manipulación y falta de dominio sobre el propio cuerpo y el bebe que se experimenta en las instituciones. Hoy en día los estudios previos, como la eco 4D, permiten saber si el bebe y la mamá están bien, para poder dejar que la naturaleza se manifieste, a su modo y a sus tiempos.
El parto es un acto de amor que si se vive en intimidad, tranquilidad y confianza en el cuerpo, fluye con la armonía que caracteriza a la naturaleza. El resultado es mucha paz y amor, llenando de luz tu propio hogar. Con un bebe en tus brazos al instante de nacer, con sus tiempos para, respirar, mamar, evacuar, y descansar junto al mismo cuerpo que lo llevo 9 meses. Donde tiene todo lo que necesita. Esa paz lo acompaña en su interior, confía en la vida, como confiaron sus padres.
La danza hormonal del parto, en un lugar con intimidad, unida al amor de tu pareja a tu lado, crea la atmósfera perfecta para desencadenar el nacimiento.
Es muy importante buscar al profesional que nos de la confianza, que sabemos nos cuidara a nosotras y al bebe. Y saber que de ser necesario estamos cerca de un centro asistencial, un buen profesional te garantiza que sabrá tomar la decisión de cambio de planes en el momento adecuado.
Mi partera fue Maggie Hofer, eternamente agradecida por su participación, impecable.

Si se puede publicar, la web de ella es http://www.departeras.com.ar/

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails