domingo, 17 de mayo de 2009

Dejemos a las mujeres parir en paz.


Anoché me acosté tardísimo respondiendo los comentarios hechos a la nota que publicó el diario La Nación en atención a la Semana del Parto Respetado: Parto en casa, sí o no?

Lamentablemente, cerraron los comentarios y no pude terminar de responder a un montón de comentarios llenos de desconocimiento sobre el tema, que se virtieron en esa nota.

Esta mañana desperté y seguí pensando en las cosas que había leído...

Una de las personas que comenta la nota, habla de todas las "desgracias" que nos pueden suceder a las "irresponsables" que elegimos un parto domiciliario.

La mayor parte de esas desgracias pueden suceder en cualquier punto del embarazo (por ejemplo, desprendimiento de placenta) con lo cual siguiendo su línea de pensamiento, las mujeres deberíamos internarnos durante los 9 meses de embarazo, "por las dudas".

Otras tantas de las cosas de las que habla suelen ser consecuencia de cesareas anteriores (rotura uterina), y es altamente improbable que se produzca en un parto normal y sano.

Otras, son producto, justamente de la excesiva medicalización, por ejemplo la hiperdinamia, que implica una excesiva cantidad de contracciones uterinas, y en cuyo caso el famoso "suerito" está contraindicado (lástima que te lo ponen apenas ingresas al sanatorio).

Creo que cada vez que surgen este tipo de discusiones, el problema es que se desdibuja lo que realmente debiera ser el eje de la discusión.

Y es que si el parto se produce en casa, en la casa de la partera, en la clínica privada, en el hospital publico, o en una casa de partos, no debería ser materia de discusión.

Lo unico sobre lo que deberíamos focalizarnos no es el DONDE, sino el COMO.

No es tan importante donde nacen nuestros hijos, lo importante es como los traemos al mundo. Que tipo de preparación al parto hemos hecho. Si hemos logrado contactar con nuestro bebé, con nuestros miedos y con nuestras expectativas. Si estamos al tanto de que será un proceso largo y doloroso, pero que la recompensa al final es grande: nuestro hijo.

Lo que debería discutirse es la posibilidad de que la mujer pueda elegir donde y como parir sin ser juzgada, que si quiere parir en su casa, bien; si quiere hacerlo en la clínica, pero sin suerito, sin episiotomía, sin peridural, que se la respete y no la castiguen luego alejando al bebé de su lado, por haber cometido la osadía de oponerse al poderío médico; y si elige una cesarea (como sucede tan a menudo) y está consciente de los riesgos que esta implica, que también se la respete. ESO ES EL PARTO RESPETADO.

Cada vez que sale este tipo de notas, no logro entender porque la gente se enoja tanto con las personas que elegimos tener a nuestros hijos en casa. De la misma manera que se enojan con las que optamos por la lactancia prolongada. Y los que más se enojan, los que más asustados parecen con este "poderío" de las mujeres de elegir COMO y DONDE parir, son los hombres.

Que pecado tan grande hemos cometido quienes nos atrevemos a dejar de lado los mandatos sociales y decidimos tener a nuestros hijos en nuestro nido, en cuclillas, con nuestras parejas sosteniendonos de las axilas? Cómo podemos atrevemos a poner al recién nacido al pecho y amamantarlo hasta que se sienta preparado para dejar nuestro regazo? Porque asusta tanto que una mujer grite a los cuatro vientos que HA PODIDO PARIR SOLA? Porque todos se quedan más tranquilos si decidimos que nos abran el vientre de lado a lado para sacar a nuestro hijo, aunque no esté preparado aún para nacer? Porqué cuando un niño quiere mamar hasta los 3 años aparecen enseguida los agoreros, pronosticanco terribles problemas psicologicos para el niño que solo busca la leche y el calor de su madre? Porqué todos se quedan más tranquilos si la mamá decide dar una mamadera, así de paso el papá puede ayudar y cumplir con una función que es netamente maternal?

Se me ocurre que tal vez el problema sea el MIEDO A LA MUERTE.

El nacimiento y la muerte estan intimamente ligados. Hasta tal punto es así, que en muchas culturas panteistas, la diosa o el dios de la muerte es el mismo que la diosa o el dios que trae la vida (en el libro "Mujeres que corren con los lobos" de Clarisa Pinkola Estés, se habla del tema).

Y en esta cultura, cada vez estamos mas acostumbrados a tratar el embarazo como una enfermedad.

Pues no, entiendanlo, el embarazo es un proceso fisiologico, y es PARTE DE LA VIDA.

Todos los que estamos vivos, moriremos tarde o temprano.

En un embarazo sano no tiene porqué existir complicaciones que impliquen riesgo de muerte. Todos los días nos exponemos y exponemos a nuestros hijos a situaciones tanto o más riesgosas que un parto en casa.

Tengo una familia grande, muchos amigos y conocidos, y gente que he conocido en la red.

No he escuchado jamás, de nadie que haya tenido ninguna de esas patologías que nombra la persona que hizo el comentario en la nota de La Nación. O mejor dicho, sí: solo he escuchado de niños con circular de cordón, dos casos. Los dos nacieron por parto natural. Uno en una clínica privada, el otro en su casa. A los dos les sacaron la circular al momento del nacimiento. Ninguno de los dos tuvo ningún tipo de complicación.

Y sin embargo, puedo nombrar muchísimos accidentes domésticos donde han estado en riesgo los niños: desde el que se tomo el frasco de lavandina, el que se cayó de la escalera, el que metió los dedos en el enchufe, y hasta la hermana de una amiga, que tuvieron que reanimarla luego de que la encontraran flotando en la pileta.

Vivir es riesgoso, por que estar vivo implica el riesgo a perder la vida en cualquier momento. Nadie sabe el día ni la hora, pero a todos nos llegará.

APRENDAMOS A VIVIR SIN MIEDO A MORIR. Y DEJEMOS A LAS MUJERES PARIR EN PAZ.

16 comentarios:

Turca dijo...

Mi hijo más pequeño que hoy tiene 5 años y nació en casa con 4,700 kgs., sin peridural ni episiotomía, tenía doble circular y un nudo real de cordón!Qué suerte que vos tengas la energía para contestar los comentarios de la nota del diario, porque te juro que yo lo intenté, pero cuando evanzaba en la lectura de tanta gansada, sinceramente me agoté mental y espiritualmente, fue más fuerte que yo...
Si, no te molesta, te cito y te linkeo. Me pareció maravillosa este post tuyo.
Besossssss Jose!

Jose y Cali dijo...

Turca, linkeame donde quieras!!
Me encanta conocer historias que desmitifican tanta estupidez.
Un besote!!

Laura dijo...

Jose, hola! Me encantó el artículo y coincido en que las mujeres que tomamos las riendas de nuestros deseos y nuestros cuerpos representamos una amenaza...

Sin embargo, no estoy de acuerdo con que se deban respetar todos los deseos de las mujeres...Creo que siempre debe primar la salud de ella y del bebé. La cesárea es una cirugía e implica riesgos. Especialmente si es "a piacere", es decir, programada. La mujer que no está dispuesta a parir no debería buscar hijos biológicos. En un contexto ideal, el 90 por ciento de los nacimientos al menos tendría que ser por vía vaginal, y el médico o la partera tendrían que trabajar con la mujer que no desea parir, con sus miedos y sus fantasmas, para hacerla entender que el parto vaginal es la mejor manera de traer a su hijo al mundo.
Porque no es lo mismo querer o no analgésicos, o un poco o mucha anestesia, que querer desde el vamos tener un hijo por cesárea. Salvando las distancias, es como si yo le pidiera al médico que hiciera una colostomía solo porque me molesta ir al baño...Qué médico haría esto? Ninguno. Excepto un obstetra!

Jose y Cali dijo...

Lau, comparto que hay que trabajar sobre los miedos que pueden impedir a una mujer dar a luz por vía vaginal, por eso hablo de lo fundamental que resulta un buen trabajo de preparación al parto. Tambien creo que un parto vaginal y natural, si es acompañado amorosamente, es sanador en muchos aspectos, mientras que de una cesarea siempre se sale lastimada.
Pero creo que siempre debe primar el respeto a la decisión del otro. Podemos no estar de acuerdo, de la misma manera que para mí lo mejor es la teta, pero respeto a quienes prefieren la mamadera.
No es lo mismo que una colostomía, porque durante el embarazo y parto nuestras emociones y sensaciones se encuentran a flor de piel, y pueden existir razones muy poderosas, que tal vez ni la propia mujer entienda, que la inclinen a desear una cesarea: el deseo de no poner el cuerpo, la necesidad de seguir deconectada, porque no te olvides que con el parto no solo damos a luz un hijo, sino tambien a nuestra sombra.
Y 9 meses pueden resultar insuficientes para sanar un alma tan herida (imaginate cuán lastimada tenés que estar para no desear DAR A LUZ UN HIJO, LLEVAR A CABO EL MILAGRO!!), pero un acompañamiento amoroso en lo que esa mujer PUEDE, en ese momento, bajo esas ciscunstancias, puede resultar vital para que esa mamá pueda reencontrarse, maternar a su bebé, y tal vez sanar y algún día, tener ese parto soñado...
Besos!!

Zulema dijo...

Hola Jose, me encantó tu articulo, tu reflexion y sobre todo me ha encantado este ultimo comentario... Y es que un parto a la "fuerza" cuando la mujer no es lo que quiere, puede resultar tan o mas traumático que una cesárea, se me vienen varias mujeres a la cabeza con esto último.

Saludos

Laura dijo...

Jose: con respetar no me refería a mi respeto personal, el que le tengo a todos los seres humanos, más allá de las decisiones que toman y que perjudican a los demás, y especialmente a sus hijos. Me refería que ningún buen obstetra debería practicar una cesárea solo porque la mujer quiere tener a su hijo por la vía quirúrgica...Simplemente, para mí eso no es parto respetado. Es abusar de una cirugía, y poner en riesgo físico y emocional a una mujer y a su hijo.
Beso!

Laura dijo...

Jose...quería reflexionar algo más sobre el tema del "respeto a la decisión del otro"...Sabés? A veces siento que caemos en un relativismo...Yo NO respeto todas las decisiones de los otros. No respeto a Hitler, ni a Videla...ni a una madre que aplica el método Estivil para hacer dormir a su hijo. Respeto, según la RAE es mirar con veneración, deferencia y acatamiento a otro...Y no, yo no miro a todas las personas así. Respeto a los seres humanos como tales, como productos de la vida que es sagrada, pero no respeto todas sus decisiones, aunque trato de no ofendo ni ataco ni lastimo a quien no piensa como yo. Pero cuando las decisiones que toman los otros afectan a terceros, a alguien más que a ellos mismos, y especialmente a los hijos, no, yo no respeto.
Besito, linda!

Ana (versión mamá) dijo...

Maravillosas tus palabras.
Yo tb me pregunto por qué tanto enojo con quienes elegimos algo diferente a lo convencional?
Se nos acusa con el dedo, se nos juzga como bichos raros por elegir parir en casa o criar con amor a nuestros hijos.
El upa permanente pareciera ser más criminal que un golpe.

Por eso, te agradezco de nuevo tus palabras.
Saludos

Luisina dijo...

Me encantó el artículo Jose, felicitaciones. También comparto con Lau la cuestión del respeto al recién nacido y a la salud materna. Y realmente me parece una cosa asombrosa que haya mujeres que "elijan" una cesárea...es de ciencia ficción.
Los comentarios de La Nación lo único que confirman es que estamos en una sociedad de "opinólogos" todo el mundo opina de todo sin infirmarse...desde la ignorancia total!!
Saludos!

Jose y Cali dijo...

Lau, entiendo a qué te referís.
Tal vez lo ideal sería que los obstetras supieran y pudieran discriminar entre la madre que quiere una cesarea por capricho (las tantas que se quieren hacer una cesarea a los 7 meses para no engordar) y la que no puede, emocionalmente hablando, parir. Lo ideal sería que los partos se hicieran con parteras, y los obstetras estuvieran solo para los temas realmente medicos. Lo ideal sería que todas las mujeres pudieran hacer una preparación al parto como la que vos y yo tuvimos... pero desgraciadamente, aún estamos lejos de ese ideal. Mientras tanto, deberemos ir un paso a la vez, hasta que llegue el día que parir en casa no sea cosa de "hippies", "snobs" o "irresponsables" ;-)

Jose y Cali dijo...

Lau, es que lo mismo que vos ves sobre la mujer que pide una cesarea porque sí, es lo que la sociedad ve respecto de quienes tenemos un parto en casa... piensan que ponemos en riesgo nuestra salud y la de nuestro bebé!! Y no respetan nuestra decisión...y la RAE podra dar la definición que sea, pero sabemos de qué hablamos cuando decimos que hay que respetar las decisiones de los demas (las decisiones, lo que no significa que esa persona en sí nos merezca respeto). Y honestamente, yo creo que si quiero que respeten mi decisión de parir en casa, debo empezar por respetar a quien elige pedir una cesarea. Un beso!

Laura dijo...

Jose, yo no juzgo a LA MUJER que decide tener a su hijo por cesárea. Allá ella y sus sentimientos. Y por venir de donde vengo entiendo que no soporte sufrir más...Pero creo que ningún profesional responsable tendría que efectuar una cesárea solo porque la mujer lo elige. Idealmente, el obstetra que recibe ese pedido tendría que derivar a la mujer a una psicoterapia o algo similar.
Sobre el respeto: A mí todo ser humano me merece respeto solo por ser lo mismo que yo: un ser humano. Entiendo sus sentimientos y sus emociones, pero NO todas las decisiones u acciones me merecen respeto. Y las acciones son lo que nos definen, no?
Un beso! Ah, tomé la posta del "miedo a la muerte" y sigo con el tema en mi blog! Un beso, Reina!!
Lau

Somos tres dijo...

HOla Jose, siempre es un placer leerte, a mi tambien me enoja ser tildada como la loca que quiere un parto en su casa...cuando lo que mas quiero en el mundo es darle a mi hijo un nacimiento respetado, con amor y respeto y que tenga que ver con el tipo de crianza que elegimos para nuestros hijos....
el tema cesarea me enoja porque me toca de cerca, a mi me la hicieron sin motivos, desinformacion total de mi parte y abuso por parte del medico, me jode que una embarazada me hable de que quiere una cesarea porque asi "programa" su parto y no le duele nada y cuando yo planteo lo que a MI me pasa me miren como a la loca!
yo opte por no hablar del tema con todo el mundo, porque me siento expuesta a mil comentarios que no me suman en lo mas minimo, y porque prefiero quedarme con lo mas intimo y personal de mis desiciones...con mi seguridad y con mi YO PUEDO!
te voy a mencionar en mi blog, me dejas??
gracias JOse siempre! un placer leerte

Jose y Cali dijo...

Lau, estamos diciendo lo mismo, con distintas palabras ;-)
Euge, citame, linkeame y copiame donde quieras.
Besos a ambas!!

Mai dijo...

Jose me encanto el post y la verdad es q me hubiera encantado poder parir en mi casa, solo que aca en Rosario son pocas las que hacen partos domiciliarios, es mas creo que una, y salen muy caros, ya despues de 4 partos, no se si tendre otro, jajaja pero si lo tengo definitivamente nacera en casa. Besos y a ver si se informan un poco todos aquellos que opinan sin saber. besos y me encanta el blog

Paula dijo...

Hola, pasa por mi blog, http://lamagiadeserpadres.blogspot.com/2009/06/dulce-premio.html Hay algo para ti con mucho cariño.
Un abrazo

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails