jueves, 27 de enero de 2011

Dejando los pañales?


Si bien Emma es aún pequeña (2 años) y no tenemos apuro alguno, ya está incursionando en el intento de dejar los pañales, y con bastante éxito, debo decir.
Ella solita empezó, un día, a identificar el momento en que hacía pis, a pesar de que seguía haciendo en el pañal. Yo supongo que, gracias a los pañales de tela, siente un poco más la sensación de "estar mojada" que con los descartables, y por eso empezó a identificar el momento de hacer pis tan pronto.
Como estamos en verano, aproveché para empezar a dejarla mas tiempo desnuda. Se necesitaron muy pocos días para que se negara rotundamente a ponerse pañales, se los sacara sola y hubiera que correrla por toda la casa para convencerla de ponerse el pañal nocturno (que no pienso retirar por el momento).
Hace ya casi un mes que practicamente está sin pañales, y me sobran los dedos de una mano para contar los "accidentes". Es cierto que muy pocas veces ha pedido ella para ir al baño, la mayoría de las veces yo le pregunto si quiere ir, dice que sí y se sienta en su pelela, y dice que no, en cuyo caso le vuelvo a preguntar al rato (a no ser que hayamos tenido algún "accidente" en el medio).
Incluso salimos sin pañales, y hasta ahora, estando fuera de casa, solo una vez se hizo pis encima, en lo de mi cuñada, y porque estaba super divertida y no quería saber nada con ir al baño.
La caca ya es otra historia. Avisa cuando está haciendo o cuando ya se hizo, y encima esta en una etapa de apego profundo con sus necesidades escatologicas: no quiere saber nada de limpiarse.
Pero, aunque me gustaría que deje los pañales ahora, para no tener dos niños con pañales en unos meses, la realidad es que no tenemos apuro alguno.
Soy consciente de que, aún en el caso de que deje los pañales, puede que vuelva a necesitarlos cuando nazca el bebé, o cuando llegue el invierno. Y si es así, no hay ningún problema, volveremos a ponerlos y listo!
De hecho, Joaqui tuvo un mini intento de dejar los pañales a los 2 años (aunque no fue tan marcado como está siendo el de Emma), y finalmente los dejó un año después, sin traumas ni complejos (de hecho dejó el de día y de noche casi al mismo tiempo, con apenas unas semanas de diferencia).
Y con el bebé en camino, me estoy planteando seriamente intentar la Comunicación de la Eliminación, aunque ese será motivo de un post aparte.

Edito para agregar lo siguiente:
Me quede pensando, luego de publicar el post, algunas cosas que son importantes tener en cuenta:
1- "Dejar" el pañal no es lo mismo que "sacar" el pañal. Yo a Emma la dejo desnuda, pero si pide pañal (lo que hasta ahora no ha sucedido) se lo pondré de inmediato. Al dejar el pañal, es el niño el que marca el ritmo, cada uno a su edad, y a cada uno le llevará el tiempo que necesite. Al sacar el pañal, es el adulto el que marca el tiempo al que, sin remedio, el niño debe ajustarse, esté preparado o no, lo que genera ansiedad en el adulto y presión en el niño.
2- Como dije antes, cada niño es distinto, y no hay obligación alguna de que a los dos años deban dejar los pañales (si bien esta parece ser la "norma general" que la sociedad parece dictar). Algunos niños lo harán a esa edad, y otros no se encontrarán listos hasta los 4 años o un poco más. Y es perfectamente normal a cualquiera de estas edades.
3- Al ser un aprendizaje, es lógico que el niño no deje de un día para el otro, que se olvide, que tenga escapes, o que controle por ejemplo el pis pero no la caca, o controle de día pero no de noche. Hay que tener mucha paciencia.
4- Dejar el pañal es un proceso neurológico que cada niño debe hacer cuando esté listo. Y lo más importante: no es un proceso lineal. Al contrario de lo que comunmente se dice, de que no hay que volver a poner los pañales una vez que el niño ha estado sin ellos, esto no es así. Como adultos, debemos ser flexibles y respetuosos. Si nuestro hijo necesita volver a usar el pañal, no pasa nada por volver a ponerlo. Al igual que caminar, hablar, etc, todo niño sano dejará los pañales cuando esté listo para hacerlo.

7 comentarios:

liliana dijo...

Jose! Por aca andamos en las mismas. Yo tampoco estoy apurada en que deje los pañales, asi que esto es como un juego para los dos. Mientras santi aprende aprendo yo tambien! Mientras haga calor lo seguiré dejando desnudo... seguirá haciendo pis por todos lados (porque por ahora se niega a ir al inodoro, y yo no estoy muy segura de la pelela. Es decir quisiera que aprenda directo en el inodoro. y como él me dice que la pelea es "para pasear autos"... bue, aprovecho!)
Asi que seguiremos intentando, aprendiendo juntos!!!

Maria dijo...

Que linda!!! Pues a ver como se va encontrando ella, ya nos iras contando pero por ahora la cosa pinta bien no?? Un besito!

Jose y Cali dijo...

Claro que es un aprendizaje!! Y encima, con cada hijo es distinto, porque cada uno tiene sus tiempos...
Me quede pensando, luego de publicar el post, algunas cosas que son importantes tener en cuenta:
1- "Dejar" el pañal no es lo mismo que "sacar" el pañal. Yo a Emma la dejo desnuda, pero si pide pañal (lo que hasta ahora no ha sucedido) se lo pondré de inmediato. Al dejar el pañal, es el niño el que marca el ritmo, cada uno a su edad, y a cada uno le llevará el tiempo que necesite. Al sacar el pañal, es el adulto el que marca el tiempo al que, sin remedio, el niño debe ajustarse, esté preparado o no, lo que genera ansiedad en el adulto y presión en el niño.
2- Como dije antes, cada niño es distinto, y no hay obligación alguna de que a los dos años deban dejar los pañales (si bien esta parece ser la "norma general" que la sociedad parece dictar). Algunos niños lo harán a esa edad, y otros no se encontrarán listos hasta los 4 años o un poco más. Y es perfectamente normal a cualquiera de estas edades.
3- Al ser un aprendizaje, es lógico que el niño no deje de un día para el otro, que se olvide, que tenga escapes, o que controle por ejemplo el pis pero no la caca, o controle de día pero no de noche. Hay que tener mucha paciencia.
4- Dejar el pañal es un proceso neurológico que cada niño debe hacer cuando esté listo. Y lo más importante: no es un proceso lineal. Al contrario de lo que comunmente se dice, de que no hay que volver a poner los pañales una vez que el niño ha estado sin ellos, esto no es así. Como adultos, debemos ser flexibles y respetuosos. Si nuestro hijo necesita volver a usar el pañal, no pasa nada por volver a ponerlo. Al igual que caminar, hablar, etc, todo niño sano dejará los pañales cuando esté listo para hacerlo.
Voy a agregarlo al post porque creo que es importante.
Un abrazo!

chose dijo...

Las aclaraciones me han parecido muy acertadas, aunque estaba claro en el relato que Enma había sido la protagonista de su control de esfínteres. Felicidades a todos por ese paso hacia su autonomía (respetada)

Muchos besos
Chose

EM dijo...

Jose,
Hace mil que no comento pero sigo siempre el blog. Ante todo ¡Feliciaciones por el nuevo integrante! (se sabe si es nuevo o nueva?)
Acá en Uruguay estamos en la misma, aunque Valentina Sol tiene solo 19 meses, pero está igual que Emma; todo el día desnuda, pide pichí y avisa cuando quiere (o se hizo) caca. Yo creo que es muy chiquita, pero fue ella sola quien empezo a sacarse el pañal por el calor, a identificar cuando "le vienen ganas". Accidentes miles y apuro ninguno...ella marca el ritmo; precoz a mi juicio, pero la veo segura y contenta...veremos como seguimos.
Beso Grande.
Eliana.

Marina dijo...

Hola!!! En casa también estamos asi, Lucio tiene 25 meses y tampoco tenemos apuro pero casi siempre está sin el pañal(porque se lo saca) y "juega" a hacer pis como su hermano y a veces le sale y se pone re contento jajaja; pero la mayoria de las veces pide pipipi cuando ya se hizo ....... igual te pide ir al inodoro (aunque ya no sale nada). Es una etapa muy graciosa........y al ser verano no hay ninguna complicación.¡Te felicito por la hermosa pancitaaa!!!!
Saludossss

Maternarte dijo...

Me hace bien leer esta clase de artículos, porque una como mamá se encuentra compartiendo experiencias, y sentís que no estás sola en los intentos! Estoy tratando desde lo personal de que ya no me confundan las opiniones (no solicitadas) de los demás, que confunden y generan mucha presión (porque casi que sos mala madre si no seguís esas opiniones). Entre esas cosas, un tema, ahora, es éste del pañal. Por suerte uno de mis libros de cabecera es el de Laura Gutman "La maternidad y el encuentro con la propia sombra", y por suerte una también cuenta con espacios como éste, y una se siente acompañada sin querer, porque está viviendo los mismos procesos y tomando casi las mismas decisiones, porque sobre todas las cosas y a pesar de la presión, una decide escuchar el corazón de madre.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails