domingo, 16 de enero de 2011

La lactancia de Emma


Luego de un breve descanso de 4 meses entre que Joaqui se destetó y el nacimiento de Emma, volví a ser una madre lactante.
Emma se prendió desde el principio muy bien al pecho, y por suerte no tuve grietas ni congestión mamaria. Claro que esta segunda experiencia de lactancia me encontraba con muchísimo más conocimiento, y más segura de mi misma en mi rol de mamá.
La gorda empezó a comer a los 5 meses, cuando se lanzó solita sobre una banana que comía el hermano. Y ahí empezamos con la AC, sin ningún tipo de problema. Emma siempre (aún hoy) fue de muy buen comer, le gustan los sabores y las texturas aunque sean raras, cosa extraña en una niña tan pequeña.
Desde que empezó a comer, perdió bastante interés por el pecho, aunque seguía tomando (unas 3 tomas diarias a partir del año). Pero no tenía ese apego por el pecho que sí tenía Joaqui.
Cuando supe que estaba embarazada decidí que, de ser posible, quería hacer tandem, porque a pesar de que Emma tomaba poco pecho la veía aún muy pequeña para destetarla completamente.
Hasta ahora, ha sido duro. Con altos y bajos, pero está visto que dar el pecho embarazada no es lo mío. Los primeros meses está todo bien, pero luego empiezo a tener mucha sensibilidad en el pecho, me duele, me incomoda, me molesta... ya no disfruto la lactancia como antes de quedar embarazada.
Sin embargo, opté por intentar seguir dandole teta.
Pero alrededor del 5to mes de embarazo noté que ya no tenía ni una sola gota de leche. Si bien Emma seguía succionando, yo intenté todas las formas de extracción posibles, y no salió ni una sola gota. Y el tipo de succión de la gorda era del estilo de lo que se llama "succión no nutritiva": succiones cortitas y en las que no se percibe que el bebé esté tragando.
Me puse triste, desilusionada, porque realmente quería hacer tandem, pero si no tenía leche, seguro que Emma se destetaría en breve... De todas formas, decidí que si ella seguía pidiendo, le seguiría dando.
Así hemos seguido las ultimas semanas: Emma a veces pedía, a veces pasaba uno o dos días sin acordarse. Yo no he ofrecido, y alguna que otra vez que me ha pedido, me he negado y le he ofrecido otra cosa a cambio: agua, caricias, juego...
Y cuando creí que ya se destetaba... apareció el calostro!!
A Emma no parece molestarle el sabor. Sigue pidiendo día sí día no, y si bien a mi esta etapa de la lactancia se me sigue haciendo muy cuesta arriba, trato de darle aunque sea un ratito.
De todas formas, y luego de la experiencia de destete con Joaqui, creo que Emma y yo ya estamos llegando al fin de esta etapa, y no creo que hagamos tandem, y si llegamos a hacerlo, no creo que sea por mucho tiempo.
Ya veremos... de todas formas, pronto tendré otro niño para amamantar ;-)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails