lunes, 30 de mayo de 2011

Caza de brujas



La semana pasada se festejó la Semana Mundial por el parto Respetado. Casualmente, en medio de los festejos, tuvimos que asistir a la tremenda desgracia de una figura pública, que perdió a su hijo de 36 semanas de gestación.
Las razones de esta pérdida no están claras. La madre venía de un momento de mucha exposición mediática, con el consecuente estrés que ello puede significar, sobre todo para una embarazada, y que encima ha tenido partos y embarazos complicados con anterioridad. Algunos hablan de muerte súbita. Y otros, los más, los “dueños de la palabra”, los mismos que expusieron públicamente a esta mujer al escarnio público por cuestiones que, erradas o no, eran de su vida privada, hablan de que se habría intentado un parto en casa, y responsabilizan a la partera de la muerte del bebé.
En la Semana Mundial por el Parto Respetado, quienes venimos luchando, desde los lugares más sencillos, porque los niños puedan tener un mejor nacimiento y que las madres puedan elegir cómo, dónde y con quién parir, y ser protagonistas de su parto, nos encontramos con pseudo periodistas hablando de “partos artesanales” y “partos bíblicos”, y médicos diciendo que “nadie debería parir en su casa”, como si quienes optamos por traer al mundo a nuestros hijos en la intimidad del hogar, fuéramos unas locas que en pos de un capricho, dejamos librados al azar y a la buena (o mala) fortuna nuestra vida y la de nuestros propios hijos, sin medir las consecuencias.
Asistimos, sin poder creerlo, a una “caza de brujas” moderna, en la que la hoguera son los medios que deforman y desinforman, y las víctimas, las parteras y obstetras que asisten partos en casa, y las mujeres que decidimos tener a nuestros hijos en nuestro hogar.
Se nos acusa de irresponsables, como si el traer un hijo al mundo fuera una situación patológica, y la ausencia de la tecnología y los protocolos que se aplican en las instituciones nos pusiera en inmediato riesgo de vida, a nosotras y a nuestros hijos.
Lamentablemente, esto es algo que sucede cíclicamente, aquí y en otras partes del mundo: sucedió en España, en Rumania, y aquí mismo.
Las desgracias existen. Nadie está libre de que le suceda alguna, y quienes hemos decidido parir en nuestro hogar lo sabemos. Y lo sabemos porque a diferencia de quienes paren en los hospitales, que solo buscan el que tenga la mejor hotelería o la mejor neo, según el caso, quienes decidimos parir en nuestra casa hemos debido informarnos sobre todo lo relativo al parto y nacimiento, no solo para estar seguras de la decisión que hemos tomado, sino también para poder defendernos de la mirada inquisidora del “afuera”.
Las desgracias existen, y nadie está libre de que le suceda alguna. Sin embargo, esos mismos medios que se han ensañado con el parto en casa, no informan sobre la cantidad de cesáreas innecesarias que hay en las clínicas privadas, ni sobre los casos de mala praxis, ni sobre el maltrato obstétrico y neonatológico que se aplica diariamente en todo el país a las parturientas y al recién nacido. “De eso no se habla”. Los médicos y las instituciones tienen mil formas de cubrirse para que no se hable de estas cosas. Ellos tienen el poder, y nosotros nos sometemos a su veredicto.
No reniego de la medicina. Soy hija de médico. Pero creo firmemente que los médicos deben estar para hacerse cargo de lo patológico. En los embarazos y partos sanos, una partera está perfectamente entrenada para hacerse cargo de la situación.
Nos dejemos que tantos años de lucha sean arrastrados por el fango, mediante falacias, ya que ni siquiera se sabe exactamente qué ha sucedido, todo son conjeturas.
Las mujeres hemos GESTADO, PARIDO Y CRIADO a nuestros hijos durante milenios, y es por eso que la humanidad ha llegado hasta donde está hoy en día.
Las mujeres tenemos este precioso DON, este gran PODER. No dejemos que nos metan el miedo en el cuerpo. NOSOTRAS PODEMOS.

5 comentarios:

Nat dijo...

Hola Jose. Te felicito por Maite, es una belleza. Hace mucho que no posteo, posteaba en el foro, soy la mamá de Juampi, que tiene la misma edad que Emma.

Lo que pasó con Juana Viale fue muy triste, y creo que a nosotras como mamás nos tocó más de cerca. También coincido con vos en que fue una ocasión perfecta para que los "periodistas" y comentaristas ignorantes saliesen a demonizar al parto en casa y a las parteras, sin informarse en lo más mínimo. También creo que las desgracias suceden, que "son cosas que pasan" y que ese bebito por algo no vivió.

Yo a Juampi lo tuve de muy chica, a los 20, con partera, obstetra, oxitocina sintética, rotura de bolsa, peridural, en fín, el combo. Me había informado mucho acerca del parto respetado, pero confieso que me moría de miedo y preferí entregarme a las manos de los que iban a "saber qué hacer". Recién al año de nacido mi gordo y con un año de amamantamiento a demanda a cuestas comencé a preguntarme si las cosas no podrían haber sido diferentes: me pregunté si las pesadillas horribles la noche después del parto no fueron por la peridural, si tener las piernas atadas al pujar, cual vaca en matadero, no había sido mucho, no había sido antinatural y hasta abusivo. Son todas cosas que no me cuestioné antes de parir, pero que ahora sí lo hago, porque miro para atrás y recuerdo lo mucho que me costó conectarme con el que yo sentía como "un bebé" y me pregunto si de haber tenido un parto respetado, un parto en el que me hubiese podido conectar con mi cuerpo, con mi hijo y conmigo misma, no hubiese hecha la transición de persona a madre menos complicada.

Por otra parte, me queda un sabor amargo al leer el nombre de Sandra La Porta. Te paso una thread de planetamama sobre una chica que iba a tener a su bebé en casa con esta mujer y que cuenta su experiencia. Luego, se suman otras. Es larga, pero muy interesante ya que sigue a través de los años y la misma chica termina contando su segundo parto, dos años después.

http://www.planetamama.com.ar/foro/quiero-un-parto-respetado-y-humanizado-pero-mi-obstetra-t62821.html

Besos!

Jose y Cali dijo...

Nat, coincido en todo con vos.
Sé que hay gente que ha tenido malas experiencias con Sandra. Pero creo que esas cosas son muy personales, los médicos y parteras son personas, y pueden equivocarse, puede haber problemas de comunicación, etc. Por ejemplo, hay gente que adora la Trinidad de San Isidro vieja ("el Jockey", como le dicen) y yo no hubiera ido a parir a mis hijos ahí ni loca, porque tengo referencias de que eran una máquina de hacer cesareas. Lo mismo la Suizo Argentina, que será muy paqueta, pero tiene un indice de cesaresas altísimo, y hay personas que se atienden en la Suizo o en ningun lado, me explico?
Si hubo responsabilidad de la partera, del medico o de todo el equipo, por supuesto que deberían responder civil y penalmente. Pero es que todavía ni siquiera se sabe exactamente qué pasó, ni cómo pasó, ni porqué pasó. Tal vez no se sepa nunca, o tal vez sí, pero mientras tanto, se está manchando el nombre de una profesional, y yo me pregunto: porqué el de la partera? Porqué al médico no se lo nombra? Porqué aquí actuó también un obstetra.
La respuesta es: porque el patriarcado lo impone. Porque lo peligroso es esta historia de que sean las parteras las que manejan los embarazos y partos de bajo riesgo, y no que sean los obstetras. La amenaza son las parteras, no los médicos.
Yo creo, por el caracter que le hemos visto a Juanita en más de una oportunidad, que si hubo responsabilidad de la partera ya nos vamos a enterar, porque seguro que las cosas no van a quedar ahí.
Pero mientras tanto, no nos convirtamos en jueces de una historia que está parcializada por los medios, a los que les conviene culpabilizar a alguien para sacarse de encima el peso de haber estresado a una embarazada facturando a su costa (y encima lo siguen haciendo). Besos!!

Inés dijo...

hola, recien descubro tu blog.tuve a mi hija en una clinica y si bien me encantaria que en mi futuro parto ( no estoy embarazada todavia) fuera algo más natural, tengo miedos tmb..que pasa si no hay tiempos para trasladar al bebe en caso de que sea necesario? cuales son los riesgos de parir en casa?

Jose y Cali dijo...

Ines, tenés mucho tiempo para averiguar bien qué es lo mejor para vos. Te aconsejo leer "Parir en libertad" de Raquel Schallman y los libros de Laura Gutman, visitar paginas como "El Parto es nuestro", acercarte a la ONG "Dando a luz" y entrevistarte con parteras y obstetras del parto respetado (Raquel Schallman, Edith Diez, Tito Lodeiro, Carlos Burgo, Alejandra Avendaño, Sandra La Porta, Mirta Merino, etc). Ellos mejor que nadie van a poder explicarte cuales son sus planes de contingencia en caso de una emergencia. Saludos!!

Laura dijo...

Hola Jose, cuando saltó todo el lío yo ni me enteré porque no tenía tele, todo el mundo me lo contaba como horrorizado y juzgaba a la pobre chica. Siempre dije, dejen en paz a esa chica, está EMBARAZADA, no hay que ponerla en una situación así!!! Y no la dejaron tranquila ni después de toda esta situación.
Hoy pedí en mi fb que no se compren las revistas que hablen sobre ella, creo que es una forma de parar un poco la pelota y que los periodistas se dejen de vender la vida por unos pesos.
La situación que ella quería un parto en la casa, lo escuché hoy, y la verdad que cada vez que hablan del tema cambio de canal. No quiero darles rating ni nada bajo ese tema.
Ojalá que la cosa cambie y cambie para bien, con respeto para todos creo que logramos una mejor sociedad. Estoy completamente de acuerdo con lo que decís, yo no puedo aportar más.

Saludos!

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails