jueves, 27 de noviembre de 2008

Porqué atravesar el dolor del parto?

Hace unos días, Laura de Familia Natural me hacía esta pregunta.

Luego de reflexionarlo un poco, esto es lo que le contesté:


Yo tuve dos partos, así que para responderte debo diferenciar dos tipos de parto, y por ende, dos tipos de dolor.

Con Joaqui tuve un dolor terrible antes de que me pongan la peridural. Era un dolor insoportable, constante, creí volverme loca, gritaba "que me lo saqueeeen"... fue un dolor que duró aproximadamente 1/2 hora porque pedí la peridural a gritos. Ese dolor no fue el natural de mi cuerpo, sino provocado por el famoso "suerito": la oxitocina sintetica, corriendo a borbotones por mi sangre.

De ese dolor no aprendí nada, absolutamente nada... fue un dolor carente de todo sentido, porque me dolía tanto que no sentía nada: toda mi panza dura, un dolor que la abarcaba completamente, totalmente desconectada de mi bebé, de mi cuerpo, de mí misma... No fue dolor, fue sufrimiento.... A partir de que me anestesian, solo siento la sensación de pujo, pero no el dolor. Sin embargo la desconexión siguió siendo la misma... Es triste, pero apenas nació Joaqui y me lo pusieron en el pecho, no pude reconocerlo como mi hijo...

Con Emma fue tan distinto!!! El dolor fue tan diferente!!! Las contracciones fueron aumentando gradualmente, en intensidad y en duracion... Cada contracción me preparaba para la siguiente. El dolor era localizado, y no en toda la panza. No era un dolor constante, entre cada contraccion podía descansar. Ese dolor me conectaba a mi hija, me llevaba al momento del parto, me conectaba con mi cuerpo, con mis sensaciones, con mis miedos... Ese dolor no era solo oxitocina, era MI oxitocina, acompañada de endorfinas que me hacían atravesar cada contracción y salir victoriosa. Era dolor de parto, no sufrimiento. Y las ultimas contracciones, las que traían la urgencia del nacimiento, las que empujaba mi misma hija en el canal de parto... Dios!! que dolor tremendamente hermoso!!! Y el momento sublime cuando todo acaba y tenes a esa criaturita en brazos, y te das cuenta que VOS Y TU DOLOR HICIERON POSIBLE ESE MILAGRO. Y te sentís una diosa.

En mi caso, el dolor VERDADERO (no el artificial) de parto fue necesario para sentirme mas viva que nunca, para conectar con mi hija desde un lugar especial, ya que nosotras dos solitas lo hicimos posible, para conectar tambien con mi niña interior... Para hacerme MUJER en un sentido casi místico, que solo quien lo ha pasado por esta experiencia puede entender. Y sobre todo, para devolverme el poder de lo femenino y olvidado...


Y ustedes... para que piensan que es necesario atravesar el dolor del parto?

9 comentarios:

Christine dijo...

Es una cuestión muy interesante : en mi caso, el dolor fue muy intenso porque el parto fue rapidisimo. Para mí, el dolor (que no es sufrimiento, estoy de acuerdo con Jose)representa la fuerza vital actuando en mi cuerpo, de alguna manera fue iniciática, me conectó con el violento poder de la naturaleza, me permitió aceptar lo incontrolable y así me preparó para este enorme cambio : ser mamá. Además, la sensacion de dolor se borró totalmente y solo me acuerdo del dolor intelectualmente o sea que no tuvo nada traumático. Parir sin dolor sería para mí equivalente de anestesiar mis sentimientos.

Somos tres dijo...

Hola! en mi caso como dijo Christine anestesiaron mis sentimientos, tuve cesarea..primero induccion "suerito" me subio la presion (o al menos eso me dijeron) fui directo a quirofano...apenas me sacan a mi hija de la panza me la muestran un segundo y se la llevan...feisimo sin contar las barbaridades que me dijeron...un trato malisimo.
Para mi siguiente hijo pienso buscar gente que me acompañe y que me respete...
Beso!

Jose y Cali dijo...

Gracias por compartir sus experiencias chicas!!!
Somos tres, donde tuviste a tu beba? Si querés contanos un poco más...
Estoy preparando un nuevo blog, en el que habrá un foro, para que podamos compartir experiencias y tocar diferentes temas...
Mientras tanto, si hay algo que les interese y que les gustaría que publique algo, avisen y lo veo!!
Besos!!
Jose

Somos tres dijo...

mi beba la tuve en Otamendi...y mi medico fue el Dr Cortese recomendado por la obra social (¿¿??) pensa en esta imagen, yo acostada en el quirofano, super volada y el tipo diciendole a todo su equipo -Aca tenemos un ejemplo de una mama que no se cuido en el embarazo...
POdes creer? (lo dijo porque yo aumente mucho de peso) ensima todos se reian..horrible.

Jose y Cali dijo...

De terror!! No es la primera vez que tengo terribles referencias del Otamendi...
A una hermana mía le pasó algo similar con un médico, pero durante el embarazo. Terminó cambiando de medico con 38 semanas de embarazo...
Te recomiendo que leas el libro "Nacer por cesarea", de Ibone Olza y Enrique Lebrero.
Te pongo un pedacito:
Soñábamos con parir a nuestros hijos mucho antes de estar embarazadas. Tal vez desde el día en que nos vino la primera regla, o puede que antes. "Ya eres mujer" nos dijeron. Y en el fondo sabíamos que esa sentencia encerraba un tesoro, una fuerza, una promesa: un día podríamos dar a luz. E inevitablemente la fantasía: parir, amar, procrear, amamantar. Imágenes que llevamos en el inconsciente desde muy jóvenes, desde niñas.
Crecimos, aprendimos, vivimos y en un momento amamos. Deseamos un hijo o tal vez no. Nos embarazamos. Nos sorprendimos. Engordamos, nos redondeamos, nuestro cuerpo se desparramó... y volvimos a soñar. Soñamos con parir. Parir con amor, parir rápido, en cuclillas o acostadas, en casa o en el hospital, con nuestro marido o con nuestra hermana, gritando o en silencio, bajo la luz de los focos o en la penumbra de las velas. Aullando de dolor o anestesiadas. Con miedo o con risa. Todas soñamos con el parto, con mil partos diferentes, pero siempre con un abrazo al final, con un bebé que llora y es nuestro hijo, con nuestras lágrimas al ver su cara y olerle por fin.
Sin embargo casi ninguna de nosotras imaginó que su hijo nacería por cesárea. Las mujeres solemos tener pocas dudas sobre nuestra capacidad para parir. Podemos temer el dolor en el parto, o que algo malo le pase al bebé, pero a muy pocas se les ocurre imaginar que su bebé no podrá salir por la vagina y que en vez de eso tendrá que salir por la tripa.
No imaginábamos que sería una cesárea. Nunca soñamos con despertar solas en un quirófano, heladas de frío. Con la tripa vacía y cosida, atontadas por el dolor o los sedantes, esperando a que se acerque la enfermera para poder preguntar: ¿y mi hijo? ¿Y mi hija? ¿Dónde está? ¿Cómo fue todo? Esforzándonos por salir del sueño sin imágenes de la anestesia, intentando no volver a caer en él. ¿Dónde está? ¿Y mi marido? ¿Cuándo les podré ver? ¿Puedo beber agua? Y por dentro una herida indescriptible, un dolor ciego, sordo, que no sabemos dónde está ni qué es. Un dolor que no identificamos, que nunca antes experimentamos. Será la herida. Es la herida. La herida emocional.
Hay todo tipo de cesáreas: urgentes o programadas, con anestesia general o sin anestesia efectiva, en la semana 30 del embarazo o en la 42 y media, gozosas o terroríficas, necesarias o innecesarias, respetuosas o humillantes, todas estas y muchas más variedades admite la intervención estrella de la cirugía moderna, la que más bebés podría salvar y que también, por desgracia, dado el abuso que de ella se hace, más dolor puede causar...

Y para el segundo, si necesitas datos sobre medicos e instituciones para un parto respetado, no dudes en consultarnos!!
Un beso.

Somos tres dijo...

muchas gracias por lo que elegiste del libro para compratir conmigo...ya me lo compro jeje.
Estube en contacto con Raquel Schallman quien me reconmendo a Tito Lodeiro como obstetra...estoy en busqueda, tanto de equipo como de embarazo jeje...
gracias por responderme y por la buena onda!!

kari dijo...

ayy!! que emotivo ese relato... recien descubri el blog y lo estoy visitando detalladamente... te cuento que leer tus palabras me dejaron los sentimientos a flor de piel! yo tuve un parto hermoso... con dolores de parto...sobre todo muy respetado! es algo indescriptible, solo se siente y se vive...estuve acompañada de mi esposo y mi partera...que en cada contraccion me hacia reiki!!! una genia!! mi obstetra esperando y respetando los tiempos de mi hijo al nacer...sin ningun apuro! te cuento que soy de trelew chubut, mi nenebebe tiene 2 años y 7 meses y toma muuucha tetita de mama!! los disfrutamos muchisimo ...los tres!!! por q el papi pone el apoyoo!!
les dejo un beso ..tienen una familia hermosa.

Rebe dijo...

Que bonito relato!!!! a mi me queda muy poquito para disfrutar de ello.

A la mayor me la indujeron por lo que me llevé el pack completo de Oxitocina, epidural, monitorización interna... ahora con la segunda estoy esperando para recibirla en casa con los brazos abiertos, espero poder disfrutar de la experiencia como lo has hecho tu.

ecohumanist dijo...

es una pregunta super-importante!

yo creo que la única posibilidad que tenemos de vivir un parto sin dolor y hasta con pacer se esfuma si queremos huir del dolor.

para huir del dolor es necesario recurrir a la anestesia... que adormece no solo el dolor, sino muchas otras cosas.

para huir del dolor se puede practicar una cesárea...

para huir del dolor, sin éxito, se puede tratar de luchar en contra de él...

pero sólo entendiendo cómo el dolor trabaja una se da cuenta de que no hay SOLO dolor en un parto : hay miles de otras sensaciones.

lindo blog! felicitaciones!

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails