sábado, 17 de octubre de 2009

FELIZ DIA DE LA MADRE!!


Traté de encontrar un poema, un cuento, algo para poner en este día de la madre, que representara lo que para mí realmente significa ser MAMÁ.
No encontré nada, porque o eran demasiado religiosos (y si bien yo soy católica y creo en Dios, no creo que el ser MAMÁ tenga que ver con las creencias religiosas) o enseguida hablaban de la habilidad de la mamá para persuadir a un niño a que se esté quieto en una ducha, o de llevar con orgullo la herida de una cesárea.
Y para mí, ser MAMÁ tampoco tiene que ver con eso.
Ser MAMÁ tiene que ver con el día a día. Con levantarse temprano en invierno para calentar la ropa de tus hijos, y que se la pongan calentita por la mañana. Con hacer una comida especial al que no le gusta lo que hay de comer esa noche. Con pasar la noche sintiendo la frente afiebrada de tu hijo sobre los labios. Con pelearte con medio mundo porque estás segura de que estás haciendo lo correcto, aunque nadie lo entienda. Con ir contra la marea, en esta sociedad tan alejada de sus raíces.
Ayer comentabamos en Lacmat sobre una propaganda que hay por el día de la madre, donde una bebita de no más de un año le enseña a un niñito a decir "MAMÁ" para conseguir mamadera, chupete y golosinas... Esa es la clase de maternidad que vemos todos los días, pero aunque a algunos les suene duro, no es a esa maternidad a la que hoy quiero rendir homenaje.
Hoy quiero rendir homenaje a las madres que amamantan aunque su medico, su madre, su suegra y la vecina le digan que su leche es agua.
A la que se cambia de médico con 9 meses de embarazo para evitar una cesarea innecesaria.
La que opta por un parto en casa aunque todos le vaticinen los peores males y le adviertan los "riesgos" para ella y su bebé.
La que tiene la cicatríz de una cesárea y lucha por un segundo parto vaginal.
La que tiene la cicatríz de una cesárea porque supo ver el límite entre querer un parto natural y el verdadero riesgo para ella o para su hijo.
La que lugar de con el cuerpo, pare con el corazón, sobre todo a las que eligen niños mas grandecitos, que implican un desafío mucho mayor.
La que tiene hijos con capacidades diferentes, y lucha por hacer de este un mundo más equitativo para todos.
La que opta por un foulard o una quepina aunque le ofrezcan regalarle un moderno cochecito.
La que duerme con sus hijos y no le importa que le digan que los va a tener en su cama hasta los 18 años.
La que respeta a sus hijos por el simple hecho de ser seres humanos, con los mismos derechos dentro de la familia que cualquier otro miembro.
La que trata de no gritar, y cuando grita a sus hijos, pide perdón.
La que no pone penitencias ni castigos, sino que opta por el diálogo.
La que discute con la maestra y defiende a su hijo por haberlo puesto en la "sillita de pensar".
La que se muestra empática con los miedos, las broncas, las tristezas, los berrinches, los celos de sus chiquitos, porque nosotros también tenemos miedos, broncas, tristezas, berrinches y celos, solo que se nos respeta por ser adultos.
La que no tiene miedo de dejar fluir el instinto y dejar a la maternidad "SER".
A todas esas mamás, que día a día me enseñan que las grandes revoluciones se hacen de a poco,y que este mundo aún puede cambiar, les deseo hoy un
FELIZ DÍA DE LA MADRE!!!

4 comentarios:

Charo dijo...

Precioso Jose y ¡¡¡FELICIDADES A TI, MAMÁ!!!

Charo dijo...

Por cierto, me encanta la imagen.

Jose y Cali dijo...

Gracias Charo!! Por cierto, he editado el texto. Cuando me fui a dormir recordé a Tambov y a tantas mamás del corazón, y a aquellas con niños con capacidades diferentes, y me di cuenta que no las había mencionado. Un beso especial para ellas!!

Mundo de Ariadna dijo...

feliz dia super papis!!

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails